OpenA
Internacional

Operación en Ucrania seguirá hasta cumplir sus metas: Rusia

Operación en Ucrania seguirá hasta cumplir sus metas: Rusia

Putin insistió el martes en que su invasión tenía como objetivo proteger a la población de las zonas orientales de Ucrania.

Vladimir Putin prometió el martes que la ofensiva militar rusa en Ucrania continuará hasta que se cumplan sus objetivos, e insistió en que la campaña se desarrolla según lo previsto, a pesar de haber hecho una retirada ante la dura oposición ucraniana y de que ha sufrido importantes pérdidas.

Las tropas rusas, frustradas en su avance hacia la capital ucraniana, se centran ahora en la región oriental de Donbás, donde Ucrania dice estar investigando una denuncia de que se había lanzado una sustancia venenosa sobre sus tropas. No estaba claro qué sustancia podría ser.

Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero con el objetivo, según los funcionarios occidentales, de tomar Kiev, derrocar al gobierno e instalar un régimen favorable a Moscú. En las seis semanas transcurridas desde entonces, el avance terrestre de Rusia se estancó, sus fuerzas perdieron posiblemente miles de combatientes y los militares fueron acusados de matar civiles y de otras atrocidades.

Putin insistió el martes en que su invasión tenía como objetivo proteger a la población de las zonas orientales de Ucrania, las cuales están bajo control de rebeldes respaldados por Moscú, y “garantizar la propia seguridad de Rusia”.

Dijo que Rusia “no tenía otra opción” más que lanzar una “operación militar especial”, y prometió que “continuará hasta completarla a cabalidad y se cumplan las tareas que se han fijado.”

Por el momento, las fuerzas de Putin se preparan para emprender una gran ofensiva en el Donbás, donde los separatistas aliados de Rusia han luchado contra las fuerzas ucranianas desde 2014, y donde Rusia ha dado reconocimiento a las declaraciones de independencia de los separatistas. Algunos estrategas militares dicen que los líderes rusos parecen esperar que el apoyo local, la logística y el terreno en la región favorezcan al ejército ruso, más grande y mejor armado, permitiendo potencialmente que sus tropas finalmente cambien la marea a su favor.

En Mariúpol, una ciudad portuaria en el Donbás, un regimiento ucraniano que defiende una siderúrgica afirmó que un avión no tripulado lanzó una sustancia venenosa en la ciudad. Indicó que no hubo heridos graves. La afirmación del Regimiento Azov, un grupo de extrema derecha que ahora forma parte del ejército ucraniano, no pudo ser verificada de forma independiente.

Se produjo después de que un funcionario separatista aliado de Rusia pareciera instar al uso de armas químicas, al decirle a la televisión estatal rusa el lunes que las fuerzas separatistas deberían tomar la planta bloqueando primero todas las salidas. “Y luego usaremos tropas químicas para obligarlos a salir”, manifestó el funcionario, Eduard Basurin. El funcionario negó el martes que las fuerzas separatistas hayan utilizado armas químicas en Mariúpol.

La viceministra de Defensa ucraniana, Hanna Maliar, dijo que las autoridades estaban investigando y que era posible que se hubieran utilizado en Mariúpol municiones de fósforo, que causan horrendas quemaduras pero no están clasificadas como armas químicas.

La mayoría de los ejércitos utilizan municiones de fósforo para iluminar objetivos o para producir pantallas de humo. Dispararlas deliberadamente en un espacio cerrado para exponer a la gente a los humos podría infringir la Convención sobre Armas Químicas, afirmó Marc-Michael Blum, un exjefe de laboratorio de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, con sede en Holanda.

“Una vez que se empiezan a utilizar las propiedades del fósforo blanco, las propiedades tóxicas, de forma específica y deliberada, entonces pasa a estar prohibido”, aseveró.

Con información de AP


×
301 Moved Permanently

Moved Permanently

The document has moved here.